Mi cuaderno de viaje

A mi siempre me han gustado los cuadernos. Una papelería me parece un parque de atracciones. Quien me conoce sabe que regalarme un cuaderno será éxito seguro (un bolígrafo chulo también). Los elijo por flechazo absoluto y de cada viaje trato de traerme por lo menos uno. Me apasionan.

Y, por supuesto, cuando viajo se convierten en mi mejor compañía. No sustituyo ningún cuaderno por notas del iPhone, aunque también las use, porque escribir a mano es abrirte entera a lo que de verdad llevas dentro.

122e

El otro día, mientras pedía a viajeras que compartieran con nosotras sus cuadernos de viaje, para preparar un artículo sobre esto que en breve compartiremos, una amiga me dijo que ya sabía que a mi me encantaba, que me había visto escribir en vez de dormir.

Porque yo con mi cuaderno como, duermo… y lo he metido hasta en la bañera conmigo!

Cuando llevas un diario de viaje escribes para tu mejor lectora, tú misma. La más comprensiva con tus momentos, la que mejor te va a entender y, sobre todo, la que un día necesitará recordar quién eras hoy, lo que sentiste.

Puedes motivarte a través de proyectos como El Diario del artista, un libro que recomiendo a todo el mundo, que te hace escribir sobre ti, desbloquea tu creatividad y te va dando indicaciones por si no sabes sobre qué escribir. Dura 13 semanas, yo creo que llevo 50 haciendo esas semanas 🙂 porque lo adapto a mi ritmo y no me presiono.

De viaje necesito tanto escribir, que creo que los diarios de mis hijas, que los empecé para cada una en mis embarazos, se han escrito prácticamente en aviones.

Processed with VSCOcam with m5 preset
Escribir y aviones. Inseparable para mí

Porque esa es otra, el escribir y el movimiento tiene algún tipo de relación, nada me suelta tanto a escribir como un avión o un tren. Sin cuadernos en estos lugares, yo me siento perdida.

Hay un libro que tenéis que leer, es Antigua Vida Mía, de Marcela Serrano, en el que una chica muere y su amiga reconstruye su vida a través de sus cuadernos, guardados en un baúl. Siempre me imaginé un día a mis hijas descubriéndome de otra manera a través de mis cuadernos, y a la vez siempre he tenido pánico a que caigan en malas manos.

A veces, cuando escribo, pienso en ellas leyéndolos y cambio el chip de la forma de mirar las cosas negativas, las trato de explicar de manera mejor y aprendo de ellas. Para mi escribir siempre fue una terapia, y la hago mejor de lejos, cuando me suelto de viaje eso se transmite en mis cuadernos. Alucinar con los que he encontrado a primer vistazo por casa…

Processed with VSCOcam with m5 preset
Mis cuadernos Viajo Sola
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Maria dice:

    Hola! Me ha gustado mucho tu post. Siempre me ha gustado escribir y me gustaria leerme el libro que comentas de diario de u artista pero por ese nombre no lo encuentro. Me podrias dar algun dato mas?? Gracias!!

    Me gusta

    1. rosvima dice:

      El camino del artista es de Julia Cameron 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s